Conferencia 'Ethical Stress and the Interpreter's Agency' en la UMA



  • Me animo a escribir en esta Revista Digital para hablaros de una conferencia a la que acudí ayer, jueves 9 de marzo, cuyo tema principal era la interpretación social, el estrés que sufre el intérprete y las decisiones que debe llegar a tomar, sobre las que pretendo hacer que reflexionéis.

    Como estudiante de Traducción e Interpretación en la Universidad de Málaga fue una agradable experiencia poder asistir a un acontecimiento en el que realmente se exponen situaciones por las que podré pasar en un futuro. Otras conferencias a las que he asistido han estado dirigidas más bien a aquellos traductores o intérpretes ya formados y con conocimiento, por ejemplo, sobre el uso de herramientas de traducción asistida. Sin embargo, esta conferencia estaba más dirigida al intérprete en formación, para darles a conocer un tipo específico de interpretación, la social.

    Además, uno de los aspectos que más me gustó de esta conferencia fue que, al ser un discurso emitido en inglés, pude disfrutar por primera vez una interpretación simultánea, y realizada nada menos que por los alumnos de cuarto curso de Traducción e Interpretación de la UMA. Y lo hicieron muy bien, he de decirlo.

    Cuando escuchas una interpretación de tan primerísima mano, te das cuenta de la importancia que tienen muchos de los parámetros que se establecen en la evaluación en esta página web: entonación, tono... En este caso, los intérpretes disponían de tres cabinas, por lo tanto podías escuchar tres voces diferentes, y muchas veces el hecho de escoger una cabina u otra dependía simplemente de la melodía que tenía una voz que hacía más agradable la interpretación, la entonación o el acento... Factores que no te das cuenta de la importancia que pueden llegar a cobrar hasta estar en un momento como este.

    Así, el conferenciante Dr. Simo Määttä, importante figura en la Universidad de Helsinki, nos describió los diferentes aspectos en los que se centra este tipo de interpretación, la cual yo no conocía. Quizás muchos de vosotros tampoco sepáis de qué se trata, así que os cuento brevemente para que os pique el gusanillo, como a mí: la interpretación social es aquella que se lleva a cabo en ámbitos como la sanidad; la educación (tutorías, guarderías); el judicial (interrogatorios policiales, juicios...), aunque esta última, tal y como nos explicó el Doctor, no siempre se considera social; con trabajadores sociales y en oficinas de empleo.

    En muchos de estos casos, además de una interpretación consecutiva, se suele llevar a cabo la interpretación simultánea susurrada, dato que me llamó mucho la atención. Incluso, nos habló de la interpretación remota, es decir, por teléfono vídeo-conferencia, en la que, como ventaja, dispones desde tu casa de diccionarios o Internet para buscar información, pero perdemos el contacto visual con la persona que está hablando por lo que perdemos información sobre sus gestos, lo que puede ser muy importante.

    En este contexto, el Dr. Simo Määttä nos habló sobre the Interpreter's Agency, el estrés ético y el llamado hate speech.
    Este tipo de discurso, que puede darse incluso en el ámbito educacional, por ejemplo, ocurre cuando la persona comienza a decir insultos y palabras malsonantes, ante lo que el intérprete ha de decidir qué hacer, ¿traducir, o no? Algo parecido es el estrés ético. En un contexto judicial, es muy probable que tengamos que interpretar a alguien cuyos actos han ido en contra de nuestra moral. El Doctor nos exponía diferentes situaciones para que pudiésemos debatir cuál debería ser nuestra reacción, y cómo reaccionaríamos realmente.

    Mi objetivo con este artículo es trasladaros estas situaciones para que deis vuestra opinión o incluso contéis experiencias personales. Para que me entendáis, una de estas situaciones era esta: el intérprete tiene que traducir a un acusado por un crimen bastante grave y, aunque al principio afirma entenderlo, una vez comienza el discurso, es incapaz de trasladar el mensaje, no le consigue entender. ¿Qué se debería hacer? ¿Qué haríais?

    Espero que os haya parecido interesante, sobre todo para aquellos que estén dando sus primeros pasos en este mundo, como me pasa a mí, y que aquellos que ya tenéis cierta experiencia nos "iluminéis" ante estas situaciones que ocurren en la vida real.

    Laura Heredia Abolafio. 29003, Málaga, España



  • Un artículo genial, Laura. Sacas a debate temas muy interesantes como el controvertido hate speech, un dilema en el que entran en conflicto la fidelidad del mensaje con el papel de mediadores que también se nos asigna. ¿Tú qué crees que harías ante un insulto directo? Algunos de los usuarios que se han presentado trabajan como intérpretes en sanidad y en el ámbito judicial. A ver si se animan a compartir sus experiencias.
    En cuanto a la Interpretación remota, recientemente he descubierto una app, Voze, que me pareció muy interesante y me ha abierto un mundo nuevo que yo tampoco tenía tocado. Quizá te gusta echarle un ojo. Yo invito a una de sus co-fundadoras, @Adriana Jaime, a que nos explique un poco cómo funciona en un hilo nuevo.
    ¡Muchísimas gracias por atreverte a ser la primera en escribir! Esperamos que te sigan muchos más.



  • ¡Enhorabuena por tu primer artículo en la plataforma, Laura! Me gusta mucho cómo planteas el tema y me parece algo esencial para el trabajo de cualquier intérprete.

    Desde mi punto de vista, todo depende del caso y del tipo de interpretación. No es casualidad que donde más resuene este dilema sea en el ámbito social.

    Como persona, creo que no se debe insultar y, en caso de que pase, se debería perdón. Cómo profesional, si una persona empieza a insultar detengo automáticamente la interpretación y le pido amablemente que reformule su intervención para poder hacer una "buena interpretación".

    ¿Vosotrxs qué pensáis?
    ¿Interpretar o no interpretar?



  • @Nico Totalmente de acuerdo. De alguna forma debemos parar ciertos comportamientos para que, además, no afecte nuestro perfil profesional.



  • Hola, Laura. Antes que nada, gracias por tu artículo ya que me resultó muy interesante. Respecto de los distintos tipos de estrés que mencionás, considero que no podemos reaccionar del mismo modo frente al 'hate speech' que ante el estrés ético. En este último nuestra moral no debe interferir en nuestra profesión. Si realmente no podemos dejar de lado nuestras convicciones morales entonces deberíamos negarnos a hacer el trabajo. Al menos es lo que yo haría, es una cuestión de honestidad para conmigo, para con la profesión y para con el cliente. Estamos hablando de un contexto judicial. Cualquier desvío que hagamos en la interpretación puede traducirse en decisiones que afecten o que beneficien a alguien y no es esa nuestra función. En ese contexto debemos ser lo más imparciales posible.



  • @vividef @Nico @Laura_HA_97 Hay un canal de YouTube llamado Ethical Challenges for court and community interpreters centrado justo en casos en los que la interpretación podía suponer un dilema ético: https://www.youtube.com/watch?v=13Da4q91V8E&list=PL779E7E7BBF562B7F&index=1 Creo que podría ser interesante echarle un vistazo para entender las situaciones con las que nos podríamos encontrar



  • @vividef ¡Me alegra mucho que le resulte interesante! Y claro, hay que ser honestos con nuestra moral, pero, por otro lado, hay que ser profesional, y dependiendo de la situación quizás hay que ser más profesional que moral, aunque no estemos de acuerdo con aquello que traducimos. En la misma situación se podría encontrar un abogado que tiene que defender a un individuo que haya supuestamente realizado un crimen, ¿no? En cualquier caso, depende de la situación de cada uno y de las posibilidades laborales de las que se disponga. Quizás haya ocasiones en las que no se tenga la opción de elegir entre distintos encargos.



  • Gracias @alba por el enlace de Voze, me parece una aplicación muy interesante.



  • Enhorabuena @Laura_HA_97 por tu artículo y gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Los temas que presentas invitan a la reflexión.

    En mi opinión, y más aún después de ver el enlace de YouTube de @alba (no os lo perdáis está genial), creo que el intérprete debe siempre ser fiel al mensaje original.

    Si lo que tiene que traducir va en contra de sus principios morales y se siente tentado a modificar u obviar elementos del mensaje original, es preferible que rechace la interpretación a perder su credibilidad profesional.

    Respecto a los insultos, siempre y cuando el contexto se lo permita, no creo que esté de más que pregunte al orador si quiere reformular su frase para mantener un diálogo respetuoso. Si el orador se reafirma en lo que ha dicho es porque quiere que el mensaje pase así y en este caso será necesario traducirlo tal cual.



Has perdido la conexión. Reconectando a NodeBB.