DÍA 16 — Boosters, influencers y PR: ¿ayuda o estafa?



  • Tras nuestro 16º día de campaña, queremos contarte algo acerca del crowdfunding que nos tiene un poco mosca. Antes de empezar nuestro proyecto, las campañas de micromecenazgo eran para nosotros un terreno desconocido, así que hay ciertas cosas que estamos descubriendo sobre la marcha. Una de ellas es la existencia de empresas y personas que ofrecen sus servicios para "ayudarte" a promocionar tu campaña.
    Durante los primeros días tras el lanzamiento de nuestro proyecto en Indiegogo, recibimos un aluvión de e-mails de distintos proveedores que aseguraban ser los mejores en su campo. Todos son los número uno, todos aseguran el éxito en el noventa y tanto por ciento de los casos y todos ofrecen paquetes similares: social media coverage, press releases, results seen in the first 72 hours, success guaranteed in 10 days...

    De primeras, mi compañero y yo ni nos lo planteamos. Teniendo en cuenta que la mayoría de proyectos de micromecenazgo piden cantidades que multiplican con creces lo que nosotros pedimos y que muchos proyectos presentan ideas abstractas mientras que nosotros ofrecemos ya una versión beta del producto con más de 500 usuarios registrados, pensamos que lo íbamos a tener más fácil.
    Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

    La recaudación es un proceso lento y arduo. Hay que llamar a muchas puertas para que en alguna te dejen entrar y, dado que solo somos mi compañero y yo y que el día tiene para todos 24 horas, llegamos hasta donde llegamos.

    Nuestra campaña va a durar 40 días, lo cual significa que aún tenemos 24 días por delante. Llevamos más o menos un tercio del tiempo recorrido y más o menos un tercio de la recaudación, lo cual parecen buenos datos a priori. Sin embargo, todos los vídeos y blogs de "expertos en crowdfunding" auguran el fracaso a los proyectos que no recauden el 30% de su meta en la primera semana.

    Con esta presión acechando, mi compañero y yo decidimos investigar un poco más acerca de esos servicios de apoyo, que parece que son una baza que juegan casi todas las campañas.
    Vimos que existen los llamados Boosters, que básicamente son empresas que se dedican a bombardear a Tweets sin ton ni son. Y digo esto, porque desde mi cuenta de @interpretamecom igual recibo Tweets acerca de campañas de productos tecnológicos, que acerca de iniciativas de jardinería, lo cual me hace poner en duda la existencia de un criterio de selección del público al que le presentan las campañas.

    En segundo lugar, están los influencers, que vienen a ser personas con muchos seguidores en Twitter que se comprometen a dar un empujón a tu proyecto entre su red de contactos.

    Por último, los PR serían los que más se ajustan a la descripción que os había dado al principio. Te aseguran que te van a revisar personalmente la campaña para darte consejos de mejora (de estilo, de vídeos, etc.), que van a mover la campaña por redes, que van a publicar escritos en newsletters internas y en prensa, que la van a hacer llegar al público adecuado y que te van a llevar a la meta en 10 días.

    Para que os hagáis una idea del rango de precios, nosotros hemos visto servicios que pedían desde 30 dólares por un par de Tweets hasta 1.500 por el paquete de promoción más extenso. Los PR son obviamente los más caros, porque son, en teoría, los más completos.

    Decidir hacer una inversión de este tipo cuando justamente detrás de las campañas de micromecenazgo lo que hay es falta de medios y financiación, es ya una decisión muy difícil. Tienes que convencerte de que será una inversión que vas a recuperar, porque, en proyectos como el nuestro, básicamente estás pagando un dinero que no tienes. Así que esa decisión ya es difícil, pero una vez aceptado el hecho de que necesitas ayuda de alguien con más recursos y alcance, tomar una decisión bien informada y sensata acerca de por quién optar es ya imposible. Las empresas obviamente te venden cada una su moto y en los foros de crowdfunding y de emprendedores cada cual tiene su opinión y nunca sabes si quien se esconde detrás de un alias es una experiencia real o son ganchos. Yo, por ejemplo, recibí un vídeo hace una semana de un bloguero que me decía que quería compartir conmigo la historia de éxito de una chica y su empresa. La chica del vídeo consiguió aguantar casi hasta el final sin dar un nombre específico de la empresa que le había llevado el PR de su proyecto, y además, cuando lo hizo, lo hizo con mucha elegancia y sin insistir, pero aun así se les vio el plumero y era obvio que la historia estaba montada.

    Entonces, si no te puedes fiar de nada de lo que ves o lees, ¿cómo tomas una decisión?
    En nuestro caso, decidimos apostar por los consejos de los dos foros citados como más grandes de crowdfunding ahora mismo, que son Kickstarter Forum y Crowdfunding Forum, los cuales, de hecho, están llevados por la misma persona. En ambos foros se pone mucho énfasis en que el mayor impacto de las campañas proviene de las redes sociales, sobre todo de Twitter. Y en estos espacios es donde entramos en contacto con influencers que nos ofrecieron publicidad y visibilidad. Nosotros escogimos a Peter Trapasso, que cuenta con más de 49.500 seguidores en Twitter y que se supo vender muy bien asegurando que muchos de sus seguidores son patrocinadores que apoyan las campañas que él promociona. Le pagamos 100 dólares (97,52 euros) por promocionarnos durante 10 días. El resultado: 0 patrocinadores de su entorno, 0 contribuciones. Nos hizo mucha gracia que el proveedor a través del cual ofrece sus servicios, BackerHack, nos mandara un e-mail el décimo día atribuyéndose el mérito de los últimos 900 euros que habíamos sumado a la campaña con los últimos 24 patrocinadores y que nos pidiera compartir el resultado y dejarles una evaluación. No comparto su e-mail para no comprometer la privacidad de nadie, pero sí os voy a compartir mi respuesta.
    0_1495224716565_respuesta trepasso.PNG
    Los últimos 24 patrocinadores, habían sido todos gente conocida, familiares, usuarios y gente con la que habíamos establecido contacto nosotros personalmente, así que, aunque sabíamos que no iba a servir de nada decirles que con su servicio habíamos conseguido exactamente cero resultados, queríamos por lo menos manifestarles nuestra decepción.

    Tras esa experiencia, mi compañero decidió dar una oportunidad a una empresa llamada Smart Boost System, que parece centrada únicamente en campañas de Indiegogo y que aseguraban una revisión personalizada de todos los aspectos de nuestra campaña, asesoramiento personalizado para mejorarla y la promoción por redes y newsletters, etc., con la que prometían resultados a las 72 horas. Pagamos 200 dólares (188 euros). Horas después nos mandaron la supuesta "revisión personalizada", que no era más que un e-mail automático con consejos generales como "Asegúrate de tener muchas imágenes" o "Añade actualizaciones a la campaña cada par de días". Nos mandaron prácticamente a la vez otro e-mail diciendo que habían compartido nuestra campaña en una newsletter con un alcance de más de 9.000 personas y adjuntaron una foto para que lo comprobáramos. Habían elegido enseñar una foto que no muestra nada representativo de nuestra campaña, sino una miniatura de la línea temporal en la que contamos nuestra historia y que no hay ojo humano que pueda leer en la miniatura que ellos pusieron. Obviamente, tras las 72 horas (que acaban de pasar —tened en cuenta que mientras os cuento esto estamos en verdad ya en nuestro día 18º) teníamos cero tráfico generado por ese canal y cero contribuciones. Otro fiasco. Os enseño el e-mail que les mandé ayer:0_1495227683645_boost system.PNG
    Todavía estamos esperando a que contesten. Un servicio que se promociona como personalizado y adaptado a tus necesidades y que no te contestan ni los e-mails.

    270 euros más pobres y sintiéndonos doblemente estafados, entramos en contacto ahora con PR Kick, empresa que había tratado de convencernos ya con anterioridad. Parecen muy profesionales y ofrecen un servicio de atención al cliente muy directo, porque en lugar de hablarlo todo por e-mail y formularios como lo hacen el resto, te ofrecen hablar por teléfono o vídeo-conferencia para discutir mejor los detalles. Hemos hecho un Skype con uno de sus agentes que nos habló de una opción de pago basada en resultados (performance-based). Según nos ha explicado en ese Skype, por el servicio más completo de relaciones públicas, efectuaríamos un pago inicial de 750 dólares y, al finalizar la campaña, si consiguiéramos alcanzar nuestro objetivo, pagaríamos una segunda parte, de nuevo 750 dólares. Como podréis imaginar, 1.500 dólares es mucho dinero para un proyecto como el nuestro. En el caso de alcanzar nuestra meta (8.000 euros), acabaríamos quedándonos solo con unos 6.500. De todas formas, si toda la publicidad que la empresa te hace se acaba traduciendo en visibilidad y en más usuarios en el futuro, al fin y al cabo, estás pagando un servicio de marketing para tu empresa. Resumiendo, entendemos que, si de verdad su trabajo es muy completo y cubre muchos terrenos distintos, tengan que cobrar el valor del servicio, pero ahora viene lo que me nos ha hecho perder la confianza en el servicio.

    Como es lógico, le hemos planteado muchas preguntas distintas acerca del tipo de público al que dirigirían la campaña, los criterios de selección de ese público, la flexibilidad del pago, etc., y el chico ha acabado asegurándonos que si no llegamos al objetivo marcado (los 8.000 euros) no solo no tendremos que pagar la segunda mitad, sino que nos devolverán la primera parte. Me ha extrañado tanto esta afirmación que le he insistido y se la he repetido para ver si lo había entendido bien. Le he preguntado claramente si eso significaba que si no llegábamos a los 8.000 no pagábamos nada de nada. Su respuesta ha sido que, bueno, que dependía de lo cerca que nos quedáramos del objetivo, que si por ejemplo nos quedábamos a 7.700 pues nos devolverían una parte de esos primeros 750, pero el resto no para que cubriera su trabajo. A mí esas promesas me han parecido muy extrañas, porque entonces ¿qué sentido tienen esos primeros 750? Si no llegas al objetivo, te los devuelven (o parcialmente) y si llegas, pagas otra mitad. No hay escenario en el que 750 acabe siendo el precio.

    Me he quedado mosca con la conversación y cuando hemos acabado de hablar mi compañero y yo nos hemos puesto a leer con detalle la descripción del plan performance-based y en ningún sitio en la página web pone que te vayan a devolver parte de los primeros 750. Bajo ningún concepto. Le acabo de escribir al chico con quien hablé por Skype y ya me cuenta la historia un poco distinta. Ahora la versión es que no lo devuelven si no llegamos, sino que devuelven ese primer pago si no han conseguido cubrir todos los medios de comunicación que se proponen. Lógicamente mi siguiente pregunta ha sido, cómo vamos a saber si han cubierto o no todos los medios de comunicación que querían.

    0_1495230113849_john pr kich.PNG

    Su última respuesta ha sido bastante ambigua. Me dice que nos mandarán informes periódicos. Eso también nos lo dijeron los de Smart Boost System, y sus "informes" son e-mails automatizados que no nos han aportado nada...

    En resumen, nuestra experiencia personal con todos estos proveedores ha sido una enorme decepción. No es que hayamos conseguido pocos resultados, estamos hablando de cero resultados, nada de nada, ni siquiera hemos hecho contactos interesantes a través de sus medios. No queremos concluir que todos estos servicios son una estafa, suponemos que, si siguen existiendo, será porque a alguien han ayudado... Ojalá nos sorprendan mañana con un subidón inesperado gracias a su trabajo, pero, como dicen los ingleses, we won't hold our breath.

    En cuanto al último servicio con el que hemos entrado en contacto, no sabemos qué sería lo más inteligente, si arriesgarnos y confiar en que no se habían expresado bien y que sí que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo o descartar cualquier tipo de ayuda y optar por seguir solos con la campaña mi compañero y yo y hasta donde lleguemos. Sea como sea, lo que sí que tenemos claro, es que vamos a continuar haciendo lo que sí está en nuestras manos y lo que sí nos está reportando perspectivas prometedoras: crear contenido de calidad para que los usuarios veáis el trabajo que estamos haciendo y, con suerte, se traduzca en apoyo, aumentar la red de universidades y asociaciones con las que estamos en contacto —que cada vez es mayor— y continuar mejorando la plataforma con funciones irresistibles.

    Buenas noches


Accede para responder
 

Has perdido la conexión. Reconectando a NodeBB.