Primer freelancer de interpretame.com: La historia


  • administrators

    alt text
    Como comentamos en esta entrada, hace no mucho contratamos a un desarrollador freelance para que nos ayudara a acabar unas funcionalidades que queríamos implementar antes de noviembre y así poder presentarlas a potenciales clientes.

    Al ser la primera vez que contratábamos a un desarrollador, decidimos empezar con la plataforma upwork.com.

    A los diez minutos de publicar la descripción del trabajo, se nos llenó el Skype de solicitudes de contacto. La mayoría era de empresas indias que, actuando como intermediarias, gestionan un grupo de desarrolladores que, al parecer, viven de esto. Tras discutirlo mucho, cinco fueron los que pasaron la primera criba y dos la segunda. Al final nos quedamos con un tipo llamado John que vivía en Alemania y tenía un currículo bastante increíble.

    Primer contacto
    Hicimos un Skype y resulta que el chico es de la India, no habla alemán —como nos había dado a entender— y su inglés oral dista mucho de ser fluido, con lo cual hay muchas trabas de comunicación y parece que el escribirnos sea la única forma posible de avanzar. Aun así, confiamos en su experiencia para poder sacar el proyecto a tiempo. Para lograrlo, lo planificamos del siguiente modo:

    • Funcionalidad 1 (1 semana)
    • Funcionalidad 2 (1 semana)
    • Funcionalidad 3 (2 semanas)

    Todo le pareció correcto hasta que hablamos de la forma de pago. Cuando quisimos seguir usando la plataforma Upwork se vino atrás, porque se llevaba comisión y prefería hacerlo entre nosotros, sin intermediarios. A pesar de que le ofrecimos subir el precio para cubrir la comisión y seguir usando la plataforma —nos parecía justo que la plataforma obtuviera un pequeño porcentaje si era gracias a ella que habíamos encontrado ayuda—, el chico se negó. Volvimos a pecar de novatos y aceptamos simplemente por no volver a pasar por el proceso de selección y porque ya le habíamos enseñado el código y le habíamos hecho firmar un acuerdo de confidencialidad.

    Tercer día
    Al tercer día los problemas no hicieron más que empeorar. Quizá fui yo quien no se explicó con la claridad necesaria, pero el chico no acababa de entender todos los requisitos y hacía cosas que no tenían nada que ver con lo que le pedíamos. Y eso por no hablar del código, el cual no tenía ninguna coherencia con el resto (de hecho, después de un mes sigo encontrándome desastres e incoherencias por el código que voy arreglando sobre la marcha).

    Primera semana
    Para cuando llegó el viernes, ya estaba claro que él no iba a llegar a los objetivos. Ya iba con retraso con la primera funcionalidad y había tenido que ayudarle yo en operaciones muy básicas que él no sabía implementar. Tanto a mí como a mi compañera nos parecía increíble que el chico hubiera trabajado en todos los proyectos que nos había dicho, puesto que había conceptos elementales de programación que no entendía.

    Autorreflexión personal
    Llegados a este punto, os preguntaréis “¿y por qué no lo dejasteis cuando supisteis que no iba a funcionar?”. Pues resulta que hablé con mis amigos y excompañeros de trabajo, y el chico de mi narración les recordaba mucho a mí. Creo que esta experiencia podría haber sido el karma dándome una lección de humildad. Yo he pecado muchas veces de lo mismo, a saber:

    • Dejarme llevar por las ganas de acabar y decir demasiado pronto que una tarea estaba acabada cuando estaba mal, sin tests e incompleta.
    • Empezar a escribir código sin estar seguro de que había entendido el porqué de la tarea en cuestión.
    • No tener la humildad (o valentía) de pedir ayuda cuando no sabía algo.

    Cuando concluyó la primera de las tres tareas a ejecutar, ya habían pasado dos semanas e íbamos retrasados con nuestra programación. Nos pidió una segunda oportunidad y, cuando esta tampoco funcionó, acordamos que le pagaríamos la mitad y yo me encargaría del resto. El chico no nos intentó disuadir de nuevo; reconoció que el encargo le quedaba demasiado grande.

    Al final tuve que invertir el doble de tiempo que si lo hubiera hecho desde el principio yo solo. De hecho, aún estamos trabajando en algunas funciones que teníamos previsto haber implementado e incluso testeado ya. Aun así, no me arrepiento. He aprendido mucho sobre el rol de "product/jefe de equipo" y también de mis propios errores al verme en un espejo reflejado.

    La próxima vez será mucho mejor... Espero.

    Ahora mismo, nos hemos puesto en contacto con un chico inglés que nos dejó una muy buena primera impresión tras aquella primera criba. Aunque no tenía tanta experiencia con la arquitectura y el tipo de código que nosotros usamos (quizá tiene la misma experiencia o más que el supuesto "John de Alemania" solo que el otro sabe vender la moto mejor), fue muy honesto al respecto y parecía realmente entusiasmado en colaborar con nosotros y en crecer y aprender. Ya os iremos contando.

    Además de esto, estamos de lleno con las versiones para universidades y varios profesores empiezan esta semana a probar la Cuenta Campus en el contexto de sus clases de Interpretación. Pero esto ya es otra historia ;)


Accede para responder
 

Has perdido la conexión. Reconectando a NodeBB.